La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo
Página
Principal
Conceptos Básicos de Caba Pensamiento 
Místico
Judío
Cabalá
y
Vida Moderna
Preguntas
y
Respuestas
Glosario
de
Términos
Audio Interior:
Melodias 
y Lecturas
El Mes de Tevet

Viviendo con
el Tiempo

Tevet según el
Sefer Ietzirá

Volver a los Diez Años

Iosef Vive Aún

Ayuno del 10 de Tevet

Top Secret

Rambam y el Admur Hazakén

La Ira Rectificada

Un Buen Ojoth

Décimo Descenso del Decimo de Tevet

dfg

 

Cabalá y Vida Moderna- Viviendo con el Tiempo
Rabino Itzjak Ginsburgh

El Mes de Tevet

Top Secret

Cabalá y Jasidut: Vino y Aceite

Los Secretos de la Torá tienen una conexión con el vino y el aceite. El vino alude a los “secretos de la Torá”, razín en arameo, y el aceite a los “secretos de los secretos de la Torá”, razín de razín . ¿Cuál es la diferencia entre los dos?

Los secretos de la Torá se refieren a las enseñanzas del Arizal, Rabi Itzjak Luria, el santo cabalista que vivió en Safed hace más de 400 años. Su Cabalá describe los secretos que tuvieron lugar luego que Dios contrajo Su luz infinita (el tzimtzum ). El secreto de los secretos de la Torá se refieren a las enseñanzas del Baal Shem Tov y sus estudiantes, cuyas enseñanzas jasídicas llegan hasta más allá de la contracción y se dirige a los niveles de la realidad que existieron antes de ella, es decir, la luz infinita de Dios tal como se revelaba antes de la contracción.

Aunque esta explicación de la diferencia entre el vino y el aceite de la Torá, entre Cabalá y Jasidut, es técnicamente correcta, no es muy reveladora para aquellos que no tienen el conocimiento profundo de la Cabalá que se necesita para apreciarlo. Entonces vayamos a Jánuca para que consigamos una explicación más instructiva.

Secreto y Alto Secreto

La gente tiene dos tipos de secretos. Primero están los secretos personales, que pueden ser eventos o acciones que la persona oculta por vergüenza y que serán confesados sólo antes de partir de este mundo. O pueden ser las acciones buenas e importantes que uno ha realizado en la vida, o los dulces sentimientos que tiene en su corazón, como el amor y el temor que poseemos, de los cuales dice la Torá que deben ser “ocultos para Havaiá nuestro Dios”. 1 A veces los secretos personales se refieren a eventos que ocurrieron en la niñez, que nosotros conocemos, pero están aquellos que son de tiempo en que estuvimos en el vientre materno; estos están ocultos incluso de nuestra conciencia, y cuánto más todavía aquellos de encarnaciones previas. Acerca de estos tipos de secretos personales dicen los sabios que “cuando entre el vino, salen los secretos” 2 Los secretos personales pueden revelarse si tomamos suficiente vino, por eso están conectados con el vino. El vino alude a partzuf ima , el principio madre en Cabalá. “La mente de la Madre, o sea con la misericordia de la madre, que se ocupa y cría al niño, y conserva todos los secretos del niño.

Pero hay también un nivel de secreto mucho superior, el secreto de los secretos, que son llamados “alto secreto”. Son como los secretos militares, que deben ser guardados con todas nuestras fuerzas porque involucran asuntos de vida o muerte. Cuando una persona sabe un secreto militar, debe llegar al auto sacrificio para guardarlo. Pero, así como los secretos personales están ligados al vino o sea de consumo personal, los secretos militares tienen que ver con el aceite, que es una fuente de energía, una parte de la infraestructura de la sociedad, y así como todos los recursos energéticos se mantiene a nivel público, proveyendo combustible para todos.

El Alto Secreto de las Velas de Jánuca

Jánuca es la festividad de la luz y el aceite, y era la favorita del Baal Shem Tov. Durante Jánuca, las velas de aceite de nuestra menorá revelan el alto secreto militar, el secreto de los secretos de cómo los Hasmoneos, que eran pocos y débiles, lograron la victoria sobre una enorme cantidad de poderosos griegos y sus partidarios helenizados. El secreto de la victoria está por supuesto en el espíritu y la repercusión en nuestra época. Las treinta y seis luminarias que encendemos en Jánuca se asocian con las historias de los treinta y seis tzadikim, los justos por cuyo mérito el mundo existe. Uno podría pensar que las historias acerca de los tzadikim son secretos personales, que revelan la forma en que cada uno de ellos ejercita sus atributos de amor y temor para servir a Dios. Sin embargo, en realidad las llamas intentan revelar los secretos militares del tzadik, sus tácticas para ganar la guerra contra el exilio y traer la redención final.

Algunos tzadikim tienen también secretos personales, historias que nos cuentan cómo llevaron a cabo su rectificación personal, que se relaciona al alma tal como existe después de la contracción, un secreto personal revela la raíz del alma en el Hombre Primordial ( Adam Kadmón ). Pero los tzadikim discípulos del Baal Shem Tov, no dedicaron sus vidas a su rectificación personal, sino a realizar acciones en aras de todo el pueblo judío, acciones que lleven al tikún olam (la rectificación del mundo) bajo dominio del Todopoderoso.

Uno de los secretos militares que llegan hasta nosotros por los maestros jasídicos es que debemos desear entregar toda nuestra parte en el Mundo por Venir para hacer un acto de bondad a incluso un solo judío. La devoción de los actos de benevolencia a este nivel es un alto secreto militar utilizado por Tzivot Hashem, los ejércitos de Dios, que deben entregarse unos a otros como los soldados en el campo de batalla.

En concordancia con la distinción de la que hablamos entre el vino y el aceite, los secretos personales pertenecen a la rectificación individual, que provienen desde antes de la contracción, los secretos militares que se refieren a la redención de todo el pueblo judío. La revelación de estos secretos militares enseñados por nuestro maestro el Baal Shem Tov y explicados por los maestros jasídicos es como el rey que dilapida sus tesoros más apreciados en la época de guerra para forzar la victoria. 3

Los Secretos Militares en los Sueños del Faraón

Nuestra parashá de la semana Miketz se lee siempre en Jánuca, y los secretos militares también juegan en ella un rol muy importante. Todos los consejeros del Faraón interpretaron sus sueños como una revelación de un secreto personal (siete hijas, etc.) Sólo Iosef el tzadik pudo interpretarlos como una revelación de un secreto militar, una interpretación que afectó a todo Egipto, no sólo al Faraón personalmente. Existe una pregunta bien conocida acerca de la aparente jutzpá (irreverencia) de Iosef al ofrecerle al Faraón su consejo adicional de cómo prepararse para la inminente hambruna. 4 De acuerdo a nuestra presente discusión, la razón de esto es que revelar el secreto miliar encerrado en el sueño del Faraón, requirió de Iosef asumir un rol de liderazgo. Conocer los secretos militares eleva al individuo privado a la raíz de su alma antes de la contracción, requiriendo de él la toma de responsabilidad y actuar. Más aun, aunque de acuerdo a las leyes de Egipto, un esclavo estaba vedado de poder político, una vez que Iosef hubo revelado el secreto militar y se volvió indispensable para los planes de emergencia de Egipto, esta restricción fue cancelada.

El Olvido del Ministro del Vino

Ahora podemos entender más profundamente por qué Iosef tenía que ser olvidado por el ministro de la bebida del Faraón. Este personaje era el responsable del vino del Faraón, que ahora sabemos que representa los secretos personales. Si Iosef hubiera sido traído al Faraón gracias a él, hubiera estado limitado a revelar sólo secretos personales, específicamente sus propios secretos personales como un hombre secuestrado de la tierra de los hebreos, un hombre inocente puesto en prisión. Pero no hubiera sido capaz de revelar su origen superior antes de la contracción, el hombre destinado a salvar a Egipto, el mayor secreto militar del Faraón. Por cierto, cuando eventualmente Iosef viene ante el Faraón para interpretar su sueño, no se mencionan sus propios secretos personales, son olvidados completamente y en cambio Iosef se transforma en la voz para las palabras de Dios.

Finalmente, el valor del “secreto militar” ( sod tzvaí ) tiene el mismo valor numérico que las tremendamente importantes tres primeras palabras de los Diez Mandamientos, “Yo soy Havaiá tu Dios” 5 ( Anoji Hashem Elokeja ). Es también igual a las palabras “Abre mis ojos” 6 ( Gal Einai ), con las que comienza nuestra plegaria a Dios “Abre mis ojos para que pueda ver las maravillas de Tu Torá”.

Que tengamos el mérito de revelar el alto secreto, los secretos militares de la Torá que nos indique cómo influenciar a todos nuestros hermanos y hermanas para retornar a Dios como una preparación para la redención completa y final. (de la clase brindada en la primera vela de Jánuca, 5769, por el Rabino Itzjak Ginsburgh)

1Deuteronomio 29:28

2Eruvin 65a

3Ver Bati Legani, c. 11

4Ver Likutei Sijot 15, pág. 399

5Éxodo 20:2

6Salmos 119:18

 

mag1.gif (1839 bytes) La Dimensión Interior es presentada por  Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá
en la Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del
rabino Itzjak Ginsburgh

Busqueda

Mapa
del
Sitio

Novedades

Suscribirse
al
email

Archivos
de
Email
Album
de
Fotos
Próximas
Clases
Acerca
de
Gal Einai
Contactarse
con
Gal Einai
Comprar
Libros y
Casettes
Este sitio se ve mejor con resoluciones de 800x600 y color 16bit. Instrucciones para configurar su resolución
Si tiene dificultades con los signos del castellano, hag click aquí:
Instrucciones para corregir las fuentes