La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo
Página
Principal
Conceptos Básicos de Cabalá Pensamiento 
Místico
Judío
Cabalá
y
Vida Moderna
Preguntas
y
Respuestas
Glosario
de
Términos
Audio Interior:
Melodias 
y Lecturas
El Mes de Jeshvan

Viviendo con el Tiempo

Jeshvan de Acuerdo
con el Sefer Ietzirá

dfg

11 de Jeshvan
Día de la Madre Judía

¿Por qué el Día de la Madre Judía?

Rajel y la Bipolaridad

Reparación de Rajel

Rajel Llora por sus HijosRajel

¿Por qué el Día de la Madre?

¿Cuándo mis Actos Llegarán al nivel de los de Mis Patriarcas?

volver a Viviendo con el Tiempo

shiur del rav en el Kever Rajel 2014

Kever Rajel entonces

ANT

fty

kever rajel ahora

entrada al kever rajel

fet

 

Cabalá y Vida Moderna- Viviendo con el Tiempo

El Mes de Jeshvan

RECONSTRUYENDO A RAJEL

UN RETORNO A NUESTRA NATURALEZA JUDÍA ORIGINAL.

El 11º del mes hebreo de Jeshvan es el Iortzait (“día del fallecimiento”) de nuestra Matriarca Rajel, y ha sido declarado día de la Madre Judía. Rajel representa la promesa del retorno de pueblo judío a la Tierra de Israel y a su verdadera naturaleza.

RETORNO A LA NATURALEZA DE LA NACIÓN JUDÍA

La Cabalá nos enseña que nuestra Matriarca Rajel (esposa de nuestro Patriarca Iaacov), simboliza al pueblo judío. El exilio del pueblo judío es llamado en Cabalá el exilio de Rajel. Rabi Itzik de Homil, el más profundo filósofo de Jabad, explica que el regreso del exilio del pueblo judío a la Tierra de Israel es la reconstrucción de la figura espiritual de Rajel, porque en el exilio es incapaz de manifestarse. Retorna al estado de un punto y es vulnerable a la destrucción. En la Tierra de Israel, este punto se expande a una línea y después a un área completa, que es la figura reconstruida de Rajel, llamada en hebreo binián partzuf Rajel , “construcción del perfil de Rajel”.

L as últimas dos palabras del libro de la Creación (Génesis 2:3) en el relato de la Torá son:

Asher bara Elokim laasot,

“que creó Dios para hacer”.

Los sabios explican que “para hacer” significa “para rectificar”. Dios dejó la rectificación esencial de la creación para nosotros; por lo tanto, nosotros podemos hacer de este mundo Su morada. El valor numérico de laasot es 806, el mismo de binián partzuf Rajel. Incluido en las últimas palabras del relato de la creación están las instrucciones de Dios para su perpetuación. Debemos reconstruir la figura de Rajel a nivel personal, comunitario y universal.

Rabi Itzjak de Homil explica que la reconstrucción de Rajel es nuestro regreso a la naturaleza judía. En el exilio esta naturaleza está oculta, desconocida aun para nosotros, ha regresado a un punto, sin expansión. Cuando regresamos a Israel también regresamos a nuestra verdadera identidad. La naturaleza judía es mucho más que la observación de los mandamientos. Es un regreso a nuestra naturaleza, el estado judío de consciencia – donde toda nuestra identidad es motivada por nuestra conexión con Dios.

EL SISTEMA INMUNE Y LA CRISIS DE IDENTIDAD

La tarea más básica del sistema inmune es identificarse a sí mismo –el cuerpo. Una vez que lo ha hecho puede avanzar y distinguir entre amigo y enemigo, permitiendo la integración de los elementos positivos en el cuerpo, y expeliendo los negativos.

Este modelo básico se aplica a la nación de Israel también. El problema fundamental que aflige hoy al pueblo de Israel es la carencia de identidad. Porque estamos muy lejos de nuestra naturaleza judía, estamos lejos de saber quiénes somos, y por lo tanto de quién es nuestro amigo y quién nuestro enemigo.

Esta es una enfermedad inmune, causante de todas las otras enfermedades que el pueblo judío en Israel y en la diáspora enfrenta hoy.

La Cabalá explica que el sistema inmune en el cuerpo corresponde a la sefiráh de Hod. Al rectificar el atributo de Hod en nuestras vidas personales y nacionales, podemos acercarnos a la naturaleza judía, reconstruyendo la figura de Rajel para nosotros mismos, para nuestro pueblo y para el mundo entero.

LOS CINCO SIGNIFICADOS DE LA SEFIRÁ DEL RECONOCIMIENTO

A fin de entender cómo rectificar nuestra sefiráh del reconocimiento, debemos entender qué significa.

Cada sefiráh tiene cinco niveles que corresponden a las cuatro letras del Nombre esencial de Dios, Havaiáh , y la corona supra racional por encima suyo. Estos cinco significados son el secreto de la figura esencial de Diós cada sefiráh dada.

Exploremos ahora los cinco significados de Hod.

1) Esplendor: Este es el nivel de Keter , “corona”. Existen ocho sinónimos en hebreo para belleza, cada uno con un sutil significado propio. Belleza esplendorosa implica un aura, como un aura rodeando la cabeza.

2) Confesión: Este es el nivel de la iud del Nombre de Dios, que corresponde a Jojmáh, “sabiduría”. Espiritualmente es el atributo de bitul , “auto anulación”. En relación a Hod es la capacidad para confesar que uno ha estado equivocado y solicita perdón.

3) Reconocimiento: Es el nivel de la primer hei del Nombre de Dios, que corresponde a Bináh, “entendimiento”. En relación a Hod , es la habilidad para reconocer que antes uno no entendió nada. Ahora entiende, confiesa que estuvo mal y reconoce que la otra persona o el otro concepto eran correctos.

4) Gratitud: Este es el nivel de la vav en el Nombre de Dios, que corresponde a las seis emociones del corazón. En relación a Hod es la capacidad de agradecer, que es la naturaleza judía rectificada. El gran libro de ética judía “Los Deberes del Corazón”, explica que el primer principio ético que uno debe rectificar en su alma es la habilidad de dar las gracias. De otra manera uno puede ser ingrato, que es la fuente para todas las cualidades erróneas en el alma. El agradecimiento es la emoción que sigue al entendimiento del reconocimiento.

5) Eco: Es el nivel de la última hey del Nombre de Dios, que corresponde a Maljut , “el reinado”. Espiritualmente el atributo del reino es la verdadera humildad y modestia. En relación a Hod , esta modestia se manifiesta como un eco. Es nuestra habilidad para darnos cuenta de que todo lo que hemos realizado en este mundo es simplemente un eco de la energía que viene de Dios. En Crónicas I 29:14, el rey David le dijo a Dios: “De Ti es todo y de Tu mano yo lo regreso a Ti”. Este sentido de devolver a Dios todo lo que es Suyo es el eco. Esto tiene un profundo componente de confesión y reconocimiento. Dar las gracias de forma natural y sincera es también un eco, es proyectar la energía de regreso desde el que recibe hacia el que da. Así, vemos que como es típico de Maljut , este significado de Hod refleja todos los significados anteriores del concepto.

APLICANDO LOS VARIOS SIGNIFICADOS DE HOD EN EL NIVEL NACIONAL

Esplendor Nacional – El Orgullo Judío

La primera tarea del sistema inmune es la identificación de uno mismo – su cuerpo. Esta auto identificación es el orgullo judío. Como aprendimos en el capítulo anterior, el Esplendor, el nivel de Hod en la Corona del Nombre de Dios ( Keter) , en un aura. El principio de esplendor es el aura del orgullo judío, que no es chauvinismo ni ego, sino la conexión esencial con Dios. Estar orgulloso de ser judío significa aceptar que Dios eligió al pueblo judío para tomar la responsabilidad de llevar Su luz a todo el mundo. Este sentimiento innato de que es bueno ser judío, no obstante las privaciones que esto conlleva, es el esplendor del judaísmo. Es el aura que hay alrededor de cada judío y alrededor del pueblo judío.

En el nivel de Keter , un sistema inmunológico sano podrá identificar quiénes somos, y enorgullecerse de ser judío.

Confesión – Tomando la responsabilidad por los errores.

El sistema inmune debe identificar a las fuerzas negativas que amenazan al cuerpo. A nivel nacional, estas fuerzas negativas son las consignas erróneas como resultado de una falta de orgullo judío. Nuestra conexión esencial con Dios genera el coraje para confesar que hemos errado y nos descarriamos de nuestra responsabilidad de traer la luz de Dios al mundo. La incapacidad de confesar indica un sistema inmune auto destructivo. A nivel de Jojmáh , una sistema inmune saludable identificará aquellas fuerzas que destruyen el cuerpo desde adentro y afuera, tomando responsabilidad sobre ellos y expulsándolos.

Reconocimiento – Identificar Fuerzas Positivas

Este sistema debe identificar las fuerzas amigas. Este es el rasgo de reconocer. El reconocimiento viene después de la confesión de los errores. Es la admisión de que “estuve equivocado, tú tenías razón y en verdad eras una fuerza positiva”.

Otro aspecto del reconocimiento en la naturaleza judía es la capacidad de reconocer los milagros que Dios lleva a cabo en cada momento de la existencia. Viviendo como si todo fuera natural, es antinatural para el judío. Si una persona no tiene una naturaleza judía, tiene miedo de los milagros, y los puede ver como una amenaza. En realidad tiene miedo de ser judío. A nivel de bináh, un saludable sistema inmune nacional reconocerá que aquellos que nos previnieron acerca del error estaban en lo cierto, reconociendo a la vez el milagro de la existencia del Pueblo Judío, y la infinidad de milagros que se entretejen en tramado de la vida diaria en Israel.

Agradecimiento – la Gratitud hacia Dios y hacia los otros

Después de que el sistema inmune identifica las fuerzas amistosas debe integrarlas al cuerpo. Este es el nivel de agradecimiento. A nivel de las seis emociones del corazón, un sistema inmune nacional sano mostrará gratitud a todos aquellos factores que ayudan a prosperar y a estar sano, integrándolos al sistema nacional. Más importante, un sano sistema inmune nacional muestra gratitud a Dios, Quien da una vida milagrosa a la nación.

Eco – Reflejando una vida de Torá

Ahora que el sistema inmune se ha identificado a sí mismo, expulsó las fuerzas negativas e integró las positivas, el cuerpo está sano. A nivel de maljut , un sano sistema nacional inmune reflejará la conexión de la nación con Dios en todos los niveles de su ser. Como la Torá es la verdad de Dios y Sus instrucciones al pueblo judío, entonces reflejará la verdad de la Torá en cada aspecto de la vida nacional. Este eco estará basado en el reconocimiento total de que el orgullo judío, la salud, y la existencia milagrosa de Israel es un regalo de Dios, al que reconocemos con gratitud, al esforzarnos por esparcir Su Luz en toda la creación.

Siete caminos en el Servicio de Dios

Del Baal Shem Tov aprendemos que existen siete senderos en el servicio a Dios, correspondientes a las siete sefirot desde jesed a maljut . El Baal Shem Tov delinea tres tipos básicos de personas que no van en el camino de Dios, porque nunca aprendieron sobre Dios o porque han caído desde un nivel más alto de servicio Divino. Cada uno de estos tres tipos reacciona a su situación de una manera diferente.

La persona que no se conduce en el camino de Dios, pero que no siente que algo está mal.

La persona que sabe que no está yendo en el camino de Dios, pero que continúa en su camino y no reza por una intervención Divina que le ayude a enmendar sus pasos.

La persona que no camina en el camino de Dios, pero ruega a Dios con todo su corazón para que le ayude.

Alegre Autoengaño

La primera clase de persona descrita se encuentra en el peor de todos los caminos. Además de no estar consciente de que sus sendas son negativas, está bastante satisfecha con su vida y sus actos, convencida de que su modalidad ha probado ser la correcta. Inmersa en la maldad, esta persona está también concentrada en sí misma, y orgullosa de que, quizá, haya desarrollado teorías para explicar cómo su comportamiento es realmente verdadero y racional.

Desesperanza Natural

La segunda clase de persona sabe que sus caminos están mal, pero perdió la esperanza de cualquier posibilidad de cambio o rectificación. Cree que la vida no cambia y es inflexible –lo que fue en el pasado será en el futuro– y que uno tiene poco o nulo poder para hacer cambios. Esta persona no necesariamente es infeliz, y no necesariamente se siente desesperada por un cambio. Está consciente que debería mejorar sus caminos, pero es arrastrado por la marea natural de su vida, convencido de que el verdadero cambio o la mejora están más allá de la esfera de sus capacidades.

El Luchador

La tercera clase de persona sabe que sus caminos están equivocados y realmente desea cambiar. Esta persona tampoco cree que es capaz de cambiar sus sendas, pero a diferencia de la segunda, no ha perdido la esperanza. Cuando falla su propia fuerza de voluntad, se dirige a Dios rogandoLe que lo saque de sus apuros. Aunque sus actos siguen siendo no positivos, el Ba'al Shem Tov dijo que está a un nivel espiritual en el que efectúa unificaciones (de las cuales es inconciente). De los tres tipos que no van en el camino de Dios, esta persona es la que está en el nivel más alto.

LOS TIPOS, LAS SEFIROT, Y LOS EJES.

Ahora que tenemos un entendimiento básico de los tres tipos, podemos entender cómo encajan en el modelo básico de las sefirot y cómo encajarán las otras clases. Común a los tres tipos de personas que el Ba'al Shem Tov describió, está el hecho de que aun no sirven a Dios de forma consciente. Así, ellas corresponden al nivel más bajo, al más vulnerable trío en la estructura de las sefirot netzaj, hod y iesod.

Cada una de estas tres sefirot está ubicada en un eje diferente dentro de la estructura de las sefirot ; derecha, izquierda y centro, respectivamente. Es importante entender por qué cada clase corresponde a su sefiráh particular, por qué cada sefiráh está ubicada en su eje particular y qué implicancias encierra esto en nuestro servicio a Dios.

La Tríada Superior

Las tres clases enumeradas por el Ba'al Shem Tov, pueden ser clasificadas como dos que tienen una conciencia de sus caminos negativos, y una que es ignorante o está orgullosa de sus caminos negativos. De las dos clases que están conscientes, una está deseosa de aceptar su situación actual, y la otra busca mejorarse a sí mismo. En la tríada de clases más alta podemos también esperar encontrar dos tipos con conciencia similar a su situación – una con tendencia a desesperanzarse y la otra a rezar – y un tercer tipo con mayor una conciencia más orgullosa.

El “Tzadik” Arrogante

Paralelo al primer tipo descrito por el Ba'al Shem Tov en las sefirot inferiores , el primer tipo en las s efirot superiores también sufre de una conciencia orgullosa. Como este tipo está en la triada más elevada de las sefirot , sirve a Dios –cumpliendo Sus preceptos, estudiando Torá, y haciendo buenos actos. Sin embargo, está repleto de orgullo de su “recta” naturaleza, seguro de que todos sus actos encuentran favor a los ojos de Dios, y que nadie es más recto que él.

El Servicio a Dios Rutinario

Paralelo a la persona que perdió la esperanza en mejorar de la triada inferior, el segundo tipo en la triada superior también vive desesperanzado. A diferencia del primer tipo, esta persona cumple con los mandamientos de Dios sin sentimiento de orgullo, son su segunda naturaleza. Esta sensación especial de “segunda naturaleza” le impide “despegarse” de ella y ascender a un nivel más elevado, un nivel de servicio Divino más sincero. Como su contraparte en las sefirot inferiores, está convencido de que es incapaz de alcanzar mayor estatura y de llenar su servicio Divino con un significado más profundo.

El Rezador Infatigable

Como la persona que busca mejorar sus caminos en la triada inferior, el tercer tipo está en lucha eterna contra lo que ve que es su naturaleza básica. Aunque está involucrado activamente en cumplir con la voluntad de Dios, sabe que existe mucho para mejorar y trata constantemente de hacerlo. Esta persona es consciente de que todo lo bueno que hace no es natural en él. Batalla con su inclinación al mal y sabe que sin la intervención Divina no tiene chance de salir victorioso. Constantemente reza a Dios para que lo ayude a vencer su natural inclinación al mal. En su conciencia está eternamente agradecido por que Dios le ayuda a sobreponerse a su maldad, y a la vez reza a Dios para que lo siga ayudando a acercarse más a Él. Esta persona es el proverbial “intermedio” ( beinoni) del libro del Tania – un nivel espiritual que todos debemos tratar de alcanzar.

UN ENTENDIMIENTO MÁS PROFUNDO: RELACIONANDO LOS TIPOS A LAS SEFIROT

El Eje derecho: Fluyendo con la Marea Natural.

Quien vive de forma natural, “fluyendo” con las cosas porque no tienen esperanza de cambiar sus caminos, está localizada en el eje derecho de la estructura de las sefirot, el eje del flujo y la expansión naturales. El movimiento del eje derecho es el sentido natural del agua, deslizándose sin esfuerzo de arriba hacia abajo. Es el eje del amor. Cuando una persona es motivada por el amor (un amor acuoso y no fogoso, que está caracterizado por acciones que están sobre y por encima de nuestras inclinaciones naturales), sus acciones son naturales y fluyen.

Cuando esta naturaleza fluye sin rectificación conduce a la desesperanza. La naturaleza está definida por la perpetuación de una realidad dada y la creencia subyacente en el ciclo natural de la vida. Servir a Dios dentro del marco de la naturaleza, es hacerlo sin esforzarse por ser más que “cualquier otro”, incapaz de cambiar el curso de la realidad eterna. A un nivel más profundo, la mayor fuerza que actúa en un flujo natural no rectificado y sin motivación es la ley de la entropía. Aunque a primera vista los “tipos naturales” pueden parecer estar fluyendo libres y sin trabas, en realidad existen dentro de límites y canales estrechos de los que no pueden escapar.

En tiempos pasados, la ley de la entropía – la implacable desintegración de la realidad – fue terriblemente personificada por el sumo sacerdote egipcio. (La palabra hebrea para “Egipto” Mitzraim , es semejante a la palabra hebrea para “estrecho/apuro”, meitzarim ). Esta creencia alcanza su punto más alto en la desesperanza de la religión occidental ante la posibilidad de que el hombre pueda cambiar para mejorar. El flujo no rectificado de la naturaleza hacia la desintegración es la religión de Egipto – la fuente religiosa de todo lo que limita y encierra al hombre en su estado presente.

El Eje Derecho Inferior: Netzaj

La persona en la triada inferior del eje derecho, no tiene esperanza de cambiar para mejorar. Este es un defecto en el poder emotivo de Netzaj , cuya dimensión interior es la confianza. El arquetipo rectificado de Netzaj está personificado en Moshéh. Su sagrado rasgo de Netzaj se conecta a la realidad inalterable y eterna de Dios, que está por encima de la siempre cambiante realidad humana. El rasgo rectificado de Netzaj en el Mundo de la Acción es el poder de luchar contra la desesperanza, de doblegar la desintegración de la entropía e iniciar un cambio y rectificación. La personalidad que más ejemplifica la lucha con la Netzaj no rectificada es Rabi Najman de Breslov, cuyo nombre, Najman es igual a Netzaj en guematria (148). Entre sus enseñanzas más famosas está: “No hay desesperanza en lo absoluto en el mundo” y “si crees que se puede destruir, cree que se puede arreglar”.

El Eje Derecho Superior: Jesed

La persona en la más alta triada del eje de la derecha, corresponde al poder emocional de jesed. Superficialmente no parecería que una persona que sirve a Dios con la fría falta de esperanza en ascender a grandes alturas espirituales encaje en la definición de jesed, que expresa el dar y el amor. El Jasidut explica que a pesar de toda la voluntad de dar y expandir tipificado por el poder emotivo de jesed , es fluir pero de forma débil. El dar de jesed sólo (sin la adición de guevuráh , “poder”), es un dar que se ha convertido en una segunda naturaleza, vacía de la fuerza del propósito de sobreponerse a los obstáculos, y de dar siempre más.

El Eje Izquierdo: El Esfuerzo Antinatural.

Una persona que vive de forma no natural, que no fluye con la corriente natural de las cosas, y busca sobreponerse a su naturaleza y ascender a alturas más elevadas, es parte del eje izquierdo de la estructura de las sefirot . Este es el eje conectado a ghevuráh , “poder” o rigor. El movimiento del eje izquierdo es ascendente, como el fuego que aspira a subir en un intento por liberarse de la mecha que lo confina a permanecer dentro de la realidad de la naturaleza. La persona en el eje izquierdo está motivada por el entendimiento de que debe realizar un esfuerzo para liberarse de los confines de su estado natural.

Es interesante notar que los tipos de personalidades que están en el eje izquierdo, como ejemplos de una forma rectificada por el temor del Cielo, son considerados los más positivos. Cuando una persona tiene el básico temor del Cielo, está más abierta a mejorar constantemente su "flujo natural." Este es el camino más directo al verdadero servicio a Dios.

El Eje Inferior Izquierdo: Hod

La persona en la triada inferior del eje izquierdo –cuyos actos no son positivos pero reza a Dios para que lo saque de sus limitaciones– corresponde al poder emotivo de hod. Una personalidad hod está llena de agradecimiento mientras admite que ha errado. No acepta su realidad presente como una conclusión preestablecida. Como uno de los rasgos del carácter de hod es la pasividad, esta persona no iniciará acción para desenredarse de la realidad presente, más bien le bastará con rezar a Dios. El movimiento ascendente del eje izquierdo está expresado en el poder emotivo de hod, como el inconformismo su nuestra realidad actual.

El Eje Superior Izquierdo: Guevuráh

La persona en la triada más elevada del eje izquierdo es el beinoni (“intermedio”) del libro del Tania. Sirve a Dios en contra de su naturaleza. Por esta razón está constantemente en estado de agradecimiento y rezo a Dios. Esto corresponde al poder emotivo de guevuráh . En guevuráh la no complacencia con el nuestro estado actual es expresada con tomar la iniciativa. Esta persona constantemente busca sobreponerse a su inclinación al mal, y como es consciente de que no es natural para él sobreponerse a su inclinación al mal, está en un estado constante de sobrecogimiento, de temor (la dimensión interior de la guevuráh ), temeroso de la posibilidad de que pueda caer de su presente estado de servicio Divino. Esto lo lleva a rezar sincera y honestamente a Dios para que siempre lo ayude a ascender a grandes alturas.

Entendiendo el Eje Central: El Eje de la Auto–Consciencia

El eje central, cuya raíz es la sefiráh de Daat (“conocimiento”), es el eje de la auto-consciencia. En contraste con jojmáh y bináh , cuyo enfoque está en el escrutinio objetivo de la materia que está siendo analizada, daat está relacionado con asuntos subjetivos –a través del prisma de su propia experiencia. La naturaleza inicial y no rectificada del eje central es una excesiva auto-consciencia.

Conforme a principio, los sabios dicen que Adam y Javáh alcanzaron la auto-consciencia específicamente después de comer del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. El principio del eje central es en la sefiráh de daat –la esencia de la auto-consciencia. Luego se extiende a lo largo del eje hasta tiferet , en el que la persona si no se ha rectificado se enorgullece de sus buenas acciones. El final del eje central es la sefiráh de iesod , en la que la persona que no se ha rectificado se enorgullece de sus malos actos.

El Eje Central Inferior: Iesod

En el eje central inferior, correspondiente a la sefiráh de iesod , está la persona orgullosa de sus actos negativos, e incluso los glorifica como si fueran positivos. El atributo rectificado de iesod es la concreción del potencial positivo a través de ser fiel a la verdad. En su estado no rectificado iesod se vuelve el “el pacto mancillado”. En lugar de fidelidad y conexión absoluta a los valores y principios, la persona que ha mancillado el poder de iesod se enfocará completamente en su propio bienestar y placer como valor absoluto. Totalmente concentrada en sí misma, su capacidad para tomar decisiones sanas y objetivas es deformada hasta el punto de lo insano.

El Eje Central Superior: Tiferet.

En el eje superior central, correspondiente a la sefiráh de tiferet, está la persona que exalta sus buenos actos. Esta persona no distorsiona o falsea los hechos, porque realmente ha hecho muchas buenas acciones, pero su excesiva apreciación de sus acciones positivas, mancilla severamente su carácter, lo que finalmente le impedirá cualquier otra futura acción positiva. Se vuelve tan obsesivo con las buenas obras que ha hecho, relatándolas constantemente a sí mismo o a los demás, que pierde la capacidad de enfocarse en cualquier otra acción positiva adicional.

MALJUT: RECTIFICACIÓN DE LA NATURALEZA JUDÍA

En la Búsqueda de la Naturaleza Judía

Los seis caminos del servicio a Dios discutidos en nuestros capítulos anteriores, parecieran no arrojar luz acerca de nuestra búsqueda de servicio a Dios con naturaleza judía. Incluso el nivel de guevuráh del “tipo intermedio” del libro del Tania parece incompleto. Su Divino servicio es desempeñado con un esfuerzo antinatural –aparentemente opuesto a la naturaleza judía que buscamos. La sefiráh final en la que podemos buscar la naturaleza judía es m aljut (“reinado”).

Integrado las Sefirot Superior a Maljut.

Aunque el origen de maljut es más excelso que las sefirot que le preceden, es la sefiráh más baja y “no tiene nada de ella misma”. Maljut es como un recipiente vacío, esperando ser llenado por los atributos y poderes que están sobre ella. Debemos entender cómo las seis sefirot que están incompletas en su naturaleza judía, pueden unirse en la sefiráh de maljut para crear un nuevo y comprensivo camino de servicio Divino, desde el cual brille la naturaleza judía.

Lo incompleto de los seis tipos previos, proviene del hecho de que cada uno de ellos sólo es una fracción de la imagen total. Esta parcialidad se vuelve un defecto esencial en cada uno de los tipos. Sin embargo, cuando los tres ejes están integrados en el recipiente de maljut en el orden apropiado, se crea una naturaleza judía única y completa.

El Eje Izquierdo en Maljut: Creando un Recipiente

La Cabalá explica que un reinado ( maljut) fuerte está supeditado al aporte, primero y principal, del eje izquierdo. La meta principal del eje izquierdo en la construcción de maljut, formar de ella un verdadero recipiente. El esfuerzo para, primeramente, vencer nuestra naturaleza negativa, construye un transparente y verdadero deseo de recibir la luz Divina de una fuente más alta de la que en principio era posible. El eje izquierdo –el esfuerzo para vencer nuestra naturaleza y andar en el camino de Dios– crea un recipiente que está abierto y equipado para recibir la verdadera luz Divina.

El Eje Derecho en Maljut. Llenando el Recipiente

La vasija de maljut, creada inicialmente por el esfuerzo que la izquierda hace por anular su naturaleza, puede ahora ser llenado con la Luz del eje de la derecha– el flujo natural. Sin la energía y el esfuerzo del eje izquierdo, la naturaleza de la derecha es mancillada e inmadura –incapaz del inconformismo y de aspirar a alcanzar nuevas alturas. Sin embargo, después de la introducción del eje izquierdo en el alma, la luz del eje derecho fluye naturalmente en el camino de Dios y el cumplimiento de Sus mandamientos. El eje de la derecha re enfoca a la persona en el hecho de que, su servicio a Dios es su verdadera naturaleza. Es más, esta ha sido siempre su naturaleza y siempre le ha correspondido. Hasta ahora su verdadera naturaleza ha estado simplemente obscurecida por una gruesa coraza de exilio. El esfuerzo y la presión del eje izquierdo fue, simplemente, el método de remover la coraza para revelar y redimir su verdadera naturaleza judía.

El Eje Central en Maljut: Descubriendo la Naturaleza Judía

Hasta ahora hemos explicado cómo los ejes derecho e izquierdo se unifican en el recipiente de malchut para crear la naturaleza judía rectificada. Sin embargo, lo que más se busca después de la unificación es la unificación de los dos componentes masculinos del eje central – tiferet y iesod - las sefirot de la auto-consciencia, con la sefiráh femenina de malchut . En el proceso de su servicio natural a Dios rectificado, la persona está bastante inconsciente de sí misma. La unificación con el eje central –de la auto-consciencia– le da una conciencia rectificada y equilibrada de sus acciones. En la superficie parecería que esta conciencia podría empujarlo otra vez a las profundidades del orgullo, como fue descrito en los capítulos anteriores. Sin embargo, después de la construcción apropiada de la naturaleza judía, este conocimiento ya no es negativo y dañoso. Al contrario, perfecciona sus acciones, revelando su completa y única naturaleza judía.

Todo proviene de Dios

Cuando la naturaleza judía está construida apropiadamente, su consciencia subyacente es la del eje izquierdo: ir por el camino de Dios no es natural, y uno debe ejercer un esfuerzo para lograrlo. Sabiendo esto y con el flujo natural del eje derecho llenando el recipiente de Maljut , uno entiende que la especial naturaleza por la que se esfuerza es un regalo de Dios. Por esta razón, su consciencia de sí mismo no puede causarle un sentimiento de orgullo. Más bien, percibirá ahora la bondad de Dios que fluye a través suyo, despertándole un sincero y honesto sentimiento de agradecer al Creador.

En Crónicas A 29:14 el rey David, el ejemplo de Maljut rectificado, dice:

“Porque de Ti es todo y de Tu mano te hemos dado a Ti”.

El rey David dio una completa expresión a su comprensión de que acciones no fueron suyas en lo absoluto –sino al contrario, fueron un regalo de Dios. La auto-consciencia rectificada de la naturaleza del judío desprecia toda consciencia de “yo mismo” y “mis” buenos actos, al contrario, todo lo refiere completamente a Dios.

La sefiráh de Maljut unifica e integra todos los caminos del servicio Divino, rectificando y elevándolos para cristalizarlos en la verdadera naturaleza judía. Que tengamos el mérito de alcanzar esta naturaleza y la reconstrucción de Rajel a nivel nacional y personal.

Basado en una lectura dada en Chicago, Kislev 5764 (Diciembre 2004)

 

mag1.gif (1839 bytes) La Dimensión Interior es presentada por  Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá
en la Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del
rabino Itzjak Ginsburgh

  

Busqueda

Mapa
del
Sitio

Novedades

Suscribirse
al
email

Archivos
de
Email
Album
de
Fotos
Próximas
Clases
Acerca
de
Gal Einai
Contactarse
con
Gal Einai
Comprar
Libros y
Casettes
Este sitio se ve mejor con resoluciones de 800x600 y color 16bit. Instrucciones para configurar su resolución
Si tiene dificultades con los signos del castellano, hag click aquí:
Instrucciones para corregir las fuentes