Cabalá y Vida Moderna- Viviendo con el Tiempo
Un Mensaje de Torá para el mes de Adar
del Rabino Itzjak Ginsburgh

La Historia se Repite

PDF

¡Señoras y señores! ¿Se repite la historia?

No hay duda de que a lo largo de las generaciones se han producido situaciones similares, y han reaparecido ciertos estereotipos. Si damos un buen vistazo, podremos encontrar una contraparte adecuada de la historia que se adapte a nuestros tiempos, como dice Eclesiastés: "Lo que fue, eso será, y lo que se ha hecho eso se hará, y no hay nada nuevo bajo el sol.” Por eso es tan importante aprender las lecciones que nos enseña la historia:" Recuerda los días de antaño".
Pero, cuando nos consideramos a nosotros mismos como los individuos que hacemos la historia, nuestro primer pensamiento es que nunca hemos existido antes. Puede que haya habido personas que fueron similares a nosotros, ya sea con más o menos éxito (probablemente más...), pero todos somos únicos. Cada individuo percibe su propia personalidad como única, y se ve como uno en un millón, y esto es cierto para todo ser humano que haya puesto un pie en la tierra.
Esto es particularmente evidente cuando se trata de individuos espectaculares que aparecen en el cielo de la historia como una estrella fugaz que nunca pudo ser reproducida. Todos los derechos están reservados. Eso es lo que pasa con Moshé, por ejemplo. Desde que se fue del mundo en el séptimo día de Adar, hace miles de años, nunca ha habido ni habrá nunca nadie como él, como atestigua la Torá: "Nunca se levantará otro profeta en el pueblo judío como Moshé.” Definitivamente, podemos nombrar los individuos que son una reminiscencia de Moshé, hasta cierto punto -como en la conocida frase que se refiere a Maimónides, Rabí Moshé ben Maimón: "Desde Moshé hasta Moshé no hubo como Moshé"- similar, pero no idéntico.
En otras palabras, la principal conexión y la similitud entre las personas que vivieron en el pasado y nuestro presente es sólo desde una perspectiva colectiva, como en el concepto en la ley judía que: "Una comunidad nunca muere." Sin embargo, los judíos individuales están constantemente cambiando, y cada personalidad es única. "Una generación va y una generación viene, pero la tierra [la comunidad] permanece eternamente."

Una Nueva-Vieja Generación

A continuación, la sabiduría de la Cabalá viene y desafía estos supuestos. Hay fenómenos que vuelven a ocurrir no sólo en el macrocosmos de la historia judía en general, sino también en el microcosmos de las personas individuales. Hay reencarnaciones. Al igual que con la Cábala, en general, este campo también alcanzó la cima de su revelación en las enseñanzas de Rabi Itzjak Luria (el Arizal), que describe con precisión las reencarnaciones desde los días de la creación hasta su propio tiempo. El Arizal enumeró una compleja "genealogía" de almas, en la que una figura de la Torá se reencarna como otra en los días de los profetas, y una vez más en la época de los sabios, y una vez más en una época posterior. Los detalles de las reencarnaciones a veces son complejos, describiendo una parte determinada del alma que se reencarna en otra alma, aunque sea sólo una chispa suya o su raíz, en la dosis prescrita o por un tiempo limitado, etc...
La figura cuya alma vuelve y se reencarna más que cualquier otro es Moshé. De hecho, el Zohar interpreta el versículo antes mencionado, "Generación va y generación viene", en el sentido de que una generación se va y la misma generación llega una vez más. Esto se refiere, en particular, a Moshé, quien se reencarna de nuevo en cada generación. De hecho, inmediatamente después del versículo: "Una generación va y otra generación viene", leemos: "Y el sol sale y se pone el sol." Así como el sol que se elevaba hoy es el mismo sol que se puso ayer, así también la misma generación que pasó vuelve una vez más. Al parecer, el autor de Eclesiastés, el rey Shlomó, con la apariencia de un racionalista escéptico, en realidad alude aquí al secreto de la reencarnación. De hecho, podemos leer: "Lo que fue, eso será," (מַה שֶּׁהָיָה הוּא שֶׁיִּהְיֶה , ma shehaiá hu sheihié)  como "¿Quién ha sido es quien será", y también en este caso, los cabalistas señalan que las letras iniciales de la primeros tres palabras son las iniciales de "Moshé" (מֹשֶה ).

El secreto de la Reencarnación

¿Qué se supone que debemos aprender de todo esto?
Primero vamos a dejar en claro que el tema de la reencarnación es un claro ejemplo de un concepto cabalístico profundo que ha sido adoptado por los fans de la cultura pop pseudo-mística barata a las masas, que ampliamente promueve esos llamados cabalistas que toman el dinero de la gente, pero no ofrecen nada a cambio. El mayor peligro que se plantea en este caso es que se está desarrollando una percepción distorsionada de la personalidad y de nuestra responsabilidad (por ejemplo, ya que mi destino está predeterminado, no puedo ser responsable de mis acciones y sus resultados, porque no soy realmente yo).
Por eso es tan importante equilibrar este concepto erróneo acerca de la reencarnación introduciéndola en su contexto correcto en la Cabalá auténtica, a través de las enseñanzas del movimiento jasídico fundado por el Baal Shem Tov. De acuerdo con el Baal Shem Tov las almas se reencarnan, pero no debemos ahondar en nuestras encarnaciones anteriores, porque debemos centrarnos en nuestra situación tal como está. Sólo tenemos libre elección dentro de los límites de lo que sabemos y percibimos, y dentro de esos límites somos responsables de nuestras acciones. El secreto de la reencarnación puede explicar muchos acontecimientos oscuros y ofrecer una perspectiva diferente en la forma en que Dios maneja Su mundo. Pero, al fin y al cabo, yo soy yo y nadie más.
Por cierto, dijo el Baal Shem Tov acerca de sí mismo que su alma es una reencarnación de Rabeinu Saadia Gaón (que era una figura que brilló en el siglo X, durante la era de los Gueonim). El mismo Rabeinu Saadia Gaón se oponía rotundamente a la fe en la reencarnación, por lo que es algo así como una "broma judía", que su alma regresó y se reencarnó... Pero, en una nota más seria, Rabeinu Saadia Gaón regresó al mundo, esta vez en la figura del Baal Shem Tov, para enseñaros cómo asignar a la reencarnación sus capacidades correctas. La vida continúa incluso después de una reencarnación...

Cada generación tiene sus propios intérpretes

Entonces ¿cómo nos ayuda el conocimiento de la reencarnación de Moshé?
Hay una tendencia a "circunscribir" a todos los gigantes y héroes judíos a la historia. Una vez hubo profetas y sabios, una vez hubo tzadikim (personas justas) y grandes hombres judíos, una vez hubo una visión Divina, pero hoy en día (con un largo suspiro)... Podemos recopilar muchos dichos de los sabios que se refieren al "descenso de las generaciones", tales como: "Si los primeros eran como ángeles, entonces nosotros somos como seres humanos. Si los primeros eran como seres humanos, entonces nosotros somos como burros.” Todo es cierto… pero no tanto. Las figuras que iluminaron el pasado volverán a nosotros, incluso si tienen diferentes rasgos faciales, en una edición actualizada que se adapte a nuestra generación de acuerdo con su estilo y el estado, "Cada generación tiene sus propios intérpretes."
No revolcarse en la nostalgia, cantamos, "Recuerdos… de cómo estamos". No evitar el tema diciendo: “si yo hubiera vivido en una generación diferente, habría valorado a los tzadikim, pero no en una generación huérfana como la nuestra. ¡Por el contrario, si eres escéptico acerca de los genuinos tzadikim de hoy, existe la posibilidad de que si hubieras vivido en el tiempo de Moshé te hubieras unido a Koraj y su rebelión! Si sólo abres los ojos, y arrancas las capas de cinismo y escepticismo, vas a creer y ser capaz de ver que aún hoy en día, aquí en nuestras narices, hay judios que simplemente tzadikim.

Moshé, el líder de la Generación

Pero más allá de la fe y la confianza que tenemos que expresar en los judíos, los tzadikim y los sabios de la Torá, la reencarnación de Moshé significa que cada generación tiene también una figura líder. Los sabios hacen hincapié en que cada líder en su propia generación es una continuación de Moshé, el líder más grande de todos los tiempos:
Ierubaal [Gideón el Juez] en su generación era como Moshé en su generación. Bedán [Shimshón el Grande] en su generación era como Aarón en su generación. Iftaj en su generación era como Shmuel en su generación. Para enseñarte que incluso la persona más mediocre que es designado como líder público, es como el más grande caballero. Y dice: "Y vendrás a  los sacerdotes y al juez que habrá en aquellos días...” sólo debes seguir el juez en tus días. Y dice: "Y no digas cómo fueron mejores los días anteriores que éstos."
Del mismo modo, en el contexto de Purim "Mordejai en su generación era como Moshé en su generación."
Moshé, de todos los líderes, es el que tiene que reencarnarse una y otra y otra vez, porque su tarea aún no ha concluido. Moshé fue enviado a sacar al pueblo judío del exilio y llevarlo a la redención, y todavía estamos en el camino. Así como cada generación participa en la rectificación del pecado del Becerro de Oro y el pecado de los Diez Espías, así también Moshé vuelve a agregar los niveles únicos y esenciales que necesita esa generación para facilitar la completa redención. Esta es la razón de que la última encarnación de Moshé será cuando Mashíaj complete su trabajo, pronto en nuestros días. De hecho, los cabalistas dicen que el alma del Mashíaj es la del propio Moshé: "El primer redentor es el redentor final".
Hay muchos tzadikim, pero sólo hay un líder, él es el "Moshé de la generación." Sin embargo, también es necesario que el líder también vaya en contra de la falta de fe y la atención de la gente de su generación.

El Líder Sufriente pero que Abre

Cuando decimos que alguien es el líder de la generación, queremos decir que en primer lugar "huele" a la generación, sintiendo el espíritu, el estilo, la filosofía y el lenguaje de la generación y sus necesidades especiales. Como resultado, él también siente el dolor de todos los defectos, las enfermedades y los problemas que son propios de esa generación. Moshé sufrió cuando el pueblo judío pecó con el Becerro de Oro, y el verso describe al Mashíaj sufriendo todas las enfermedades de la generación: "Por cierto, él lleva nuestras enfermedades y sufre nuestros dolores." Un verdadero líder se identifica totalmente con su generación de tal modo que uno pueda decir: "El príncipe de una generación es como toda la generación." Hay tzadikim en esta generación que todavía emite en la antigua frecuencia, remanentes de otra época están envueltos en un histórico esplendor. Es un privilegio tenerlos como tzadikim ante nosotros, pero el líder de la generación es alguien que creció de la tierra de esta generación. Al igual que en la expresión descriptiva de los sabios que indica que Dios plantó tzadikim en cada generación, es decir, plantados y enraizados en la tierra.
Al mismo tiempo que el líder de la generación se identifica con la generación y sus dificultades -y por el poder de esta identificación- también sirve como un "canal" a través del cual la Torá especial de esa generación es dirigida hacia él desde arriba. La cita mencionada se refiere a Iftaj el Guiladí (uno de los jueces) como un ejemplo extremo de un líder mediocre. No obstante, "Iftaj en su generación fue como Moshé en su generación." El nombre "Iftaj" (יִפְתַח ) alude a la capacidad del líder para "abrir" (לִפְתוֹחַ , liftoaj) ese canal. Cada líder judío genuino tiene una ayuda especial de lo alto para abrirse y ofrecer el punto de vista de la Torá que se adapte a esa generación, desde el inagotable tesoro de la Torá, y por medio de una profunda fidelidad a la tradición de las generaciones.
Esperamos y oramos para que pronto tengamos el mérito de la finalización de todas las encarnaciones de Moshé, y la revelación de la luz especial de la Torá que se guarda para el Mashíaj, "Un hombre cuyo nombre es Tzemaj [צֶמַח ; ​​lit.: ‘Una planta’] y de debajo de él [de la generación] va a crecer ", una Torá a la que podemos llamar como: "Una nueva Torá saldrá de mí.”
De la clase del rabino Ginsburg, 7ª Adar II 5768

1 Midrash Shmuel
 
mag1.gif (1839 bytes) La Dimensión Interior es presentada por  Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá
en la Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del
rabino Itzjak Ginsburgh