La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo

 

 

UNIVERSIDAD DE LA TORÁ

PSICOLOGÍA

THU

 

La Universidad de la Torá

Psicología

ESCUELA TORAT HANEFESH

La Academia de los Justos (Abierta la Inscripción)

VERSIÓN PDF

De la clase de  Rabi Ginsburgh para la Escuela de Psicología Judía Torat Hanefesh, el 26 Shevat 5774.

Uno de las más famosas figuras en el mundo del Jasidut es Rabí Elimelej de Lizensk, a quien algunas veces se le refiere por el nombre del libro de su autoría: Noam Elimelej. Rabí Elimelej, junto con su hermano mayor Rabí Zushe, fueron discípulos del sucesor del Ba’al Shem Tov: Rabí Dov Ber de Mezeritch. Más tarde, Rabí Elimelej se volvió un Rebe por propio derecho –un estimado líder jasídico– asentado en el pueblo polaco de Lizensk. Algunos de los grandes líderes jasídicos de Polonia fueron discípulos suyos, tales como el Maguid de Koznitz, el Vidente de Lublin y Rabí Mendel de Riminov. Uno podría decir que toda la “rama” polaca del Jasidut proviene d Rebe Elimelej.
Su libro, Noam Elimelej fue publicado después de su muerte el 21 de Adar de 5547 (1787) e inmediatamente se volvió un volumen esencial en toda casa jasídica. Aún en nuestros días la tumba del Rebe Elimelej es un lugar de oración con muchas historias milagrosas asociadas a ella, y su libro Noam Elimelej  es altamente apreciado y hasta usado por muchos como una segulá (remedio espiritual).

El Libro de los Justos

De todos los Rebes Jasídicos, Rebe Elimelej representa un modelo de tzadik (justo). En su libro el tzadik juega un papel promitente, tanto que es frecuente que se le refiera cariñosamente como “El Libro de los Justos”. Los sabios enseñan que cada año en Rosh Hashaná, son abiertos tres libros ante el Todopoderoso: El libro de los Justos, El Libro de los Intermedios, y El Libro del Malvado. En casi todas las páginas del libro Noam Elimelej, el lector abre algo que está relacionado con el servicio del tzadik y cómo este se aferra a su Creador para hacer bajar las bendiciones y abundancia al pueblo judío. 
Pero, ¿qué hace un judío simple cuando aprende algo del Noam Elimelej en su mesa de Shabat? Podría sentarse, echarse para  atrás y admirar el nivel de los tzadikim retratados en el libro, profundizar en las enseñanzas, o simplemente imbuirse de la esencia de la santidad que emana de este santo libro. Otra opción es que pueda también comenzar a cosechar las chispas de consejos para reforzar su propio servicio a Di-s. Cualquier opción que elija, la impresión general es que el Rebe Elimelej no nos está hablando directamente a nosotros. Los justos se sientan y disfrutan del resplandor de la Presencia Divina, y nosotros tenemos el privilegio de mirarlos y seguir sus pisadas.

El Libro de los Intermedios

Podemos entender mejor los altos niveles del Noam Elimelej si lo comparamos con el Tania, escrito por el Rebe Shneur Zalman de Liadi quien estudió en el mismo lugar de estudio junto con el Rebe Elimelej. A diferencia del Noam Elimelej, el Tania es explícitamente un libro de  guía sistemática para cada judío, como el Rebe Shneur Zalman explica en la introducción. La intención detrás de la autoría del Tania fue ser un compendio de guía personal que le daría a aquellos que busquen consejo.
En resumen, el Rebe Shneur Zalman explica que volverse un tzadik es un regalo del cielo, pero ser un intermedio es algo que cada uno puede alcanzar. El intermedio en el Tania no es aquel que está en equilibrio entre mitad de mitzvot y mitad de los pecados, sino quien está completamente en control de sí mismo (“la mente controla el corazón”), y no transgrede ni el menor pecado –¡ni en la acción, ni en el habla y menos aún en el pensamiento! Sin embargo, pese a su aparente comportamiento justo, es llamado un “intermedio” porque aún tiene una tendencia equiparada hacia ambos: el bien y el mal –el alma Divina y el alma animal. La inclinación al mal aún existe y ejerce un gran esfuerzo para tentarlo y llenar sus deseos e ideas malvadas, pero a través del poder de su libre albedrío, y con la asistencia Divina una persona puede y debe siempre aprender del lado del bien. Un verdadero tzadik no es sólo aquel que incesantemente hace el bien, sino quien aún en las profundidades de su alma aborrece el mal y lo detesta. Como declaran los sabios: “ha matado su inclinación al mal”. Pero la persona con ambas tendencias ¡no debe engañarse a sí misma! Siempre debe estar preparado para la batalla para que pueda salir siempre victorioso.
Por este motivo el Rebe Shneur Zalman llamó a su libro “El Libro de los Intermedios” –el libro es una guía para cada uno de nosotros, quienes pueden y deben aspirar a alcanzar el nivel de intermedio. La tarea del tzadik también es mencionada en resumen en el Tania.1
“Porque el sustento y la vitalidad de la psique, el espíritu y el alma de las personas corrientes provienen de la psique, el espíritu y el alma de los tzadikim y los sabios que son los líderes del pueblo judío en su generación.
Sin embargo, a través del Tanya no hay duda de que el individuo está esperando servir a Di-s según sus propios impulsos e ímpetus. Los Tzadikim no están aquí para hacer el trabajo por ellos.
No hay contradicciones entre los dos libros, pero hay una diferencia en su énfasis, El Rebe Shneur Zalman ofrece una guía directa y demanda más y más esfuerzo de nosotros; mientras que el Rebe Elimelej nos da una visión dentro del mundo del tzadik.

Todo el mundo es un Tzadik

En nuestra generación necesitamos hacer una conexión más cercana entre el Rebe Elimelej y el Rebe Shneur Zalman. Mientras estemos discutiendo el servicio individual a Di-s, el consejo es seguir el Tania del Jasidut Jabad. Así, el servicio primario del Jasidut Jabad hoy no es qué hacer contigo mismo, sino cómo afectas las vidas de otros judíos, como usaba decir el Rebe de Lubavitch: “¡Sal afuera y enseña!” Ufaratzta, (וּפָרַצְתָּ ). Si sabes cómo ponerte los tefilín, sal a la calle y brinda ese privilegio a otro de realizar la mitzvá de tefilín. Si sabes cómo estudiar Torá, sal y establece una clase de Torá en tu vecindario. Más aún, debes actuar para cambiar el estado comunal actual del pueblo judío, como el Rebe gritó: “¡Hay que dar vuelta el mundo hoy!”
Mientras que nuestra postura principal sea con nuestros rostros hacia el exterior, para lograr el objetivo mesiánico del Ba’al Shem Tov: “Tus manantiales sean diseminados hacia afuera”, entonces todos tienen el poder de afectar a los otros, y todos estamos sirviendo como un “sustituto” para el tzadik. El poder de influencia del Tzadik, como el Rebe Elimelej nos enseña, está en ambos reinos, en el espiritual y en el material. Si ayudas a alguien que esté pasando por un problema financiero o das consejo a alguien que lo requiere, entonces estás usando en ese momento el sombrero del tzadik (por lo cual se nos recomienda el libro Noam Elimelej y estudiarlo). Entonces, no olvides quién eres, no te engañes a tí mismo, y por mucho que influencies a otros debes permanecer conectado a alguien que identifiques como un verdadero tzadik actuando en su nombre y como su emisario. 

Entre dos justos

Uno puede pensar que todos los tzadikim son exactamente lo mismo, sin embargo, este es un error común de aquellos que ven las cosas desde lejos; como aquellos que piensan que todo “religioso judío” con su kipá  y barba es un clon del mismo hombre… Sin embargo, aunque haya algunas cosas que son iguales, cada tzadik tiene su propio carácter y su propia forma de servir a Di-s. 
Por ejemplo, los dos aspectos de un tzadik son mencionados en Cabalá como el “tzadik superior y el “tzadik inferior”. El “Tzadik superior” es como la figura de Iosef, quien se eleva ligeramente por encima de la realidad, mirando todo desde lo alto y controlando lo que sucede. Por el otro lado, el “tzadik inferior” está más comprometido con la realidad y sufre por la obscuridad y las aflicciones que ve a su alrededor; pero aun así, permanece justo. El alma arquetipo de este nivel inferior es Biniamín (quien, al igual que Iosef, también es llamado “Biniamín el justo”), quien sufre por la desaparición de su hermano mayor, Iosef. 
Aún el Rebe Elimelej, quien habla tan profusamente sobre el Tzadik, constantemente distingue entre los diferentes tipos de tzadikim, y en muchas ocasiones compara dos tipos diferentes, como en el siguiente pasaje:2 
El mundo siempre está necesitado de dos tipos de tzadikim: Uno que siempre piensa en los mundos superiores y unificaciones, y constantemente agrega luz más y más elevada. El otro es aquel que siempre piensa en las necesidades de este mundo, que necesita ganarse la vida, bendición y vivir y todo lo demás que necesitan. Por medio de estos dos tzadikim el mundo existe.
Como ya hemos mencionado dos tipos de tzadikim, debemos mencionar otra maravillosa y amada figura jasídica junto con el Rebe Elimelej y el Rebe Shneur Zalman: el Rebe Levi Itzjak de Berditchev (a quien también se lo llama “el defensor del Pueblo Judío”). El Rebe Levi Itzchak de Berditchev también es de la misma casa de estudios donde estudiaron los otros dos sabios. El libro del Rebe Levi Itzjak es llamado “Kedushat Levi” (lit: “La Santidad de Leví”) y también es un agregado importante para toda biblioteca jasídicas.
Entonces, ahora hemos completado la lista de libros jasídicos que deben encontrarse en toda casa judía: Noam Elimelej, Tania y Kedushat Levi. Una indicación de estos tres libros seleccionados está en la frase de nuestras oraciones: “con idioma claro y tono sagrado” (declarada con la referencia al canto y la alabanza de los ángeles). “Idioma claro” (שָׂפָה בְרוּרָה , safá brurá) se refiere al Tania, que nos explica claramente todo lo que tenemos que hacer,3 “tono” (נְעִימָה , neimá) se refiere al libro Noam Elimelej (נֹעַם אֶלִימֶלֶךְ ); y “sagrado” (קְדוֹשָׁה , kedushá) se refiere al Kedushat Levi (קְדוּשַׁת לֵוִי ). Las últimas dos palabras están muy próximas, mientras que las primeras, que se refieren al Tania, están juntas por otro lado. El Kedushat Levi y el Noam Elimelej representan los dos aspectos del tzadik que nos sirven de inspiración y guía, mientras que el Tania es el libro del servicio del intermedio que se afirma entre los dos tzadikim
Ahora, para concluir hagamos un pequeño cálculo: si sumamos estas tres figuras, intermedio-tzadik—tzadik (בֵּינוֹנִי צַדִיק צַדִיק ) encontramos que suman 536. Pero ¡este número es exactamente igual al valor promedio de la suma de los tres libros Tania-Noam Elimelej-Kedushat Levi (תַּנְיָא-נֹעַם אֱלִימֶלֶךְ-קְדוּשַׁת לֵוִי )! 
Todos en el pueblo de Di-s son justos, comenzando con el nivel intermedio, que se conecta a todos los tipo de tzadikim. Los intermedios se volverán tzadikim y traerán la bondad al mundo.

1 Capitulo 2

2 Noam Elimelech Parashat Vayechi, en la frase: “y Iosef tomó.”

3 Cuando nació el Rebe Iosef Itzjak de Lubavitch, su abuelo el Rebe Shmuel de Lubavitch lo bendijo diciendo que daría discursos jasídicos con un "idioma claro".

 

 

mag1.gif (1839 bytes)
La Dimensión Interior es presentada por el Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá en la
Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del rabino Itzjak Ginsburgh shlita