La  Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo
 

El Mashíaj y la Redención

por Rabi Itzjak Ginsburgh

 

Página
Principal
Conceptos Básicos de Cabalá Pensamiento 
Místico
Judío
Cabalá
y
Vida Moderna
Preguntas
y
Respuestas
Glosario
de
Términos
Audio Interior:
Melodias 
y Lecturas

 

Mashíaj y el Liderazgo Judío

La Chispa de Mashíaj en el Alma Judía

De todas las enseñanzas transmitidas por el Baal Shem Tov, quizás no existe ninguna tan importante o esencial como los conceptos: 1) que El alma judía "es una parte de Di-s de lo alto" y 2) que Cada alma posee una chispa del Mashíaj. La Cabalá y el Jasidut otorgan cinco niveles o gradaciones al alma. Estos niveles se basan en las antiguas fuentes del Midrash: El "alma inferior" (nefesh) está relacionada con el comportamiento y la acción; el "espíritu" (ruaj) con las emociones; el "alma interior" (neshamá), con la mente; "viviente" (jaiá), se refiere al puente que existe entre el primer instante de consciencia interior y su origen supraconsciente; "único" (iejidá), a la unión absoluta del alma con Di-s, que se manifiesta por medio de la fe pura, la devoción absoluta y la aptitud continua de estar dispuesto a sacrificar la vida por Di-s.

En el quinto y más sublime de los niveles del alma, yejidá, es donde se unen los dos aspectos descritos por el Baal Shem Tov. La chispa de Mashíaj, el punto más profundo del alma, es la fuerza activadora que estimula el potencial de liderazgo. Así como la simple definición que el Mashíaj tiene la capacidad de redimir con éxito a todo el mundo, de la misma manera, la chispa del Mashíaj dentro de una persona define su instinto para mejorar el mundo a su alrededor en la forma que le sea posible. El deseo de rectificar la realidad y revelar santidad y Divinidad en el mundo (una característica fundamental del judaísmo de todos los tiempos) está, fundamentalmente, conectada con la misión redentora del Mashíaj. Cada judío que se contacta con este nivel del alma y empieza a desarrollar y a revelar esa chispa interna, acelera en la práctica la llegada del Mashíaj, el propósito último de todos los liderazgos judíos.

Esta idea fue hermosamente ilustrada por el Rebe Iosef Itzjak de Lubavitch, el "Frierdiker Rebe", cuando explicaba una sección de la Hagadá de Pesaj, que discute la fuente de la ley de recordar el éxodo de Egipto tanto en la noche como en el día. Ben Zomá, un sabio de la época del Segundo Templo, interpreta el versículo: "Para que recuerdes el día que partiste de Egipto todos los días de tu vida" de la siguiente manera: La expresión "los días de tu vida" se refiere a los días; al agregar la palabra "todos" incluye también a las noches. Por otra parte, los Sabios interpretan el versículo "los días de tu vida", refiriéndose a este mundo; "todos los días de tu vida" indica la era Mesiánica.

El Frierdiker Rebe señala que la traducción literal de las palabras de los Sabios en hebreo no es que "indica la era Mesiánica", sino que "todos los días de tu vida deben ser para traer al Mashíaj" con lo cual se alude al concepto que un judío debe dedicar toda su vida a un fin único y que incluye todo: Traer al Mashíaj. El último Rebe de Lubavitch, Menajem Mendel Schneerson le dio un nuevo significado a este concepto. Él le instruyó a sus seguidores a acercar la era Mesiánica, poniendo nuevo y aun mayor esfuerzo en enseñar al pueblo judío y al mundo en general, acerca de la gran visión y promesa contenida en la realidad de los tiempos Mesiánicos.

Incluso más allá de estudiar sobre Mashíaj, debemos dedicar todas nuestras energías hacia la meta sublime de acelerar la era Mesiánica. De esta forma, cada judío se transforma no sólo en un emisario de Di-s, sino que además ayuda realmente a crear la energía para traer al Mashíaj. Cuando los judíos toman conciencia de su chispa interna de Mashíaj, se hacen mensajeros de Di-s, trazando una luz futura de redención en el presente. Di-s va a enviar al Mashíaj, el epítome del mensajero Divino, cuando existan suficientes mensajeros que hayan preparado el caminopara él.

El Rebe de Lubavitch enseñó que el valor numérico de Mashíaj, 358, es igual a la palabra mensajero, 348 más una letra adicional, la iud, que equivale a 10. La letra iud, la más pequeña de todas las letras hebreas, caracteriza un estado de abnegación y dedicación total para cumplir la voluntad Divina, prerrequisito para un verdadero liderazgo. La letra iud también representa el nivel más alto del alma, Iejidá, cuya letra inicial iud simboliza el punto del Mashíaj dentro de cada judío, que espera ser dirigido hacia el cumplimiento del plan primordial de Di-s para la humanidad. Por lo tanto, al cultivar y llevar a cabo el potencial liderazgo dentro de nuestra propia realidad limitada, ciertamente, ayudamos a crear el clima espiritual adecuado para que Di-s sea el Rey y real gobernante del universo para revelarse completamente "como las aguas cubren el mar".


mag1.gif (1839 bytes) La Dimensión Interior es presentada por  Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Tora en la
Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del
rabino Itzjak Ginsburgh