La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo

 

Cabalá y Vida Moderna

Filosofía Jasídica

Libertad de Elección - Parte 2/3

parte 1 - parte 3

bajar versión completa en PDF

Basada en un discurso del rabino Ginsburgh del 8 de Iyar, 5758 en Jerusalem

De Rabí Akiva al Calendario Hebreo

Hemos visto hasta ahora que las cuatro partes del adagio de Rabí Akiva corresponden simple y bellamente a las cuatro letras de Havaiá, el Nombre esencial de Dios.

Como siempre, nos gustaría descubrir niveles más profundos de significados en lo que estudiamos. Una de las herramientas más poderosas que la Cabalá nos ofrece para expandir nuestro alcance en la comprensión y estudio de un tema es la posibilidad de compararlo e intrapolarlo con diferentes modelos que comparten la misma estructura básica. En nuestro caso, vamos a comparar el modelo de cuatro partes de Rabí Akiva que ya tenemos con el modelo de doce partes del calendario Hebreo. Como veremos, esta comparación se hace posible por un principio importante enseñado por los primeros Cabalistas. Pero primero, es necesario decir unas pocas palabras de fondo acerca del calendario Hebreo.

A diferencia de los calendarios no judíos que son técnicos, el calendario Hebreo, en su forma ideal, es dinámico y cambiante. Por un lado es básicamente lunar. Sus 12 meses anuales están basados en la revolución de la luna alrededor de la tierra. Así que el primer día de cada mes es definido como el día en el cual aparece la luna nueva. Sin embargo, la Torá ordena que la suprema corte ( Sanhedrín) defina y santifique el primer día de cada mes únicamente luego de recibir el testimonio de testigos que físicamente vieron la luna nueva. Cuando el calendario era definido dinámicamente por testimonio, cada nuevo mes llevaba con en sí un sentido de renovación y el calendario entero era computado sólo un mes por adelantado. Esa era la frescura idealista presente en la demarcación Judía del tiempo durante los primeros siglos de la Era Común. No es de extrañar, por lo tanto, que uno de los tópicos más ricos en la Torá es el estudio del calendario.

Eventualmente, la suprema corte perdió su poder de judicial y su dispersión forzó a los sabios de ese tiempo (cerca del siglo VI E.C.) a computar el calendario centurias por adelantado, con únicamente la fecha aproximada computada para el principio de cada mes.

En la Torá, cada uno de los 12 meses posee un sentido sicológico asociado. Además, los meses corresponden a una miríada de modelos que también incluyen 12 elementos. Hemos escrito gran material acerca de estos sentidos en otros contextos. Para nuestros propósitos, permitámonos escribir los meses con unos pocos de sus correspondientes modelos en forma de cuadro:18

mes

Sentido

tribu

letra

Nisan

habla

Judá

ה

Iyar

pensamiento

Issajar

ו

Sivan

progreso

Zebulún

ז

Tamuz

vista

Rubén

ח

Av

oído

Shimón

ט

Elul

acción

Gad

י

Tishrei

tacto

Efraim

ל

Cheshvan

olfato

Menashé

נ

Kislev

dormir

Benjamín

ס

Tevet

indignación

Dan

ע

Shevat

consumo

Asher

צ

Adar

humor

Naftalí

ק

 

Libertad de Elección y el Mes de Iar

Nuestro primer paso para comparar la mishná de Rabí Akiva con el calendario es encontrar un punto común de referencia. Enfocándonos en la segunda parte de la mishná “Aunque es concedida libertad de elección”, recordemos que hemos explicado se corresponde con la primera hei de Havaiá y la sefirá de entendimiento o principio materno, uno de los tres poderes del pensamiento en el alma. A través de los 12 sentidos psicológicos que corresponden a los meses, el equivalente al entendimiento es el sentido del pensamiento asociado al mes de Iar. Esto nos servirá como nuestro punto inicial de referencia a partir del cual vamos a intrapolar el adagio de Rabí Akiva en el calendario Hebreo.

La implicación de encontrar este punto es que la libertad de elección corresponde a la sefirá de entendimiento, la cual corresponde al mes de Iar. Exploremos un poco más en este nuevo nivel de correspondencia.

La tribu asociada con Iar es Issajar.19 Issajar es destacada en la Biblia como la gente que posee una habilidad especial para entender las medidas del tiempo, lo que les dio una maestría especial para organizar el calendario, un rol especial que tuvieron en la suprema corte. En Hebreo, la relación entre pensamiento y el calendario es mucho más clara que en castellano, porque ambas palabras, “computación” o “matemática” ( חֶשְׁבּוֹן , jeshbón ) y “pensamiento” ( מַחְשָׁבָה , majshavá ) se derivan del mismo verbo ( חשב , jashav ). La expresión utilizada para denotar la preparación de un calendario es “cómputo del tiempo” ( חֶשְׁבּוֹן תְקוּפוֹת , jeshbón tkufot ). Existen muchos tipos de pensamiento, y el necesario para computar el calendario (el cual depende de la observación de la naturaleza con un ojo matemático), es el de tipo analítico asociado con la sefirá de entendimiento.

Uno de los versos más explícitos describiendo los dones especiales de Issajar dice “Y de los hijos de Issajar, aquellos que entendieron el tiempo”20 conectando así explícitamente a esta tribu (y el mes de Iar) con la sefirá de entendimiento. De hecho, como vimos antes, la libertad de elección corresponde a la sefirá de entendimiento, el asiento principal del pensamiento.

Ahora podemos identificar al mes de Iar como el mes del libre albedrío. Como tal, es el mes del despertar desde abajo, porque como lo veremos en un momento, la libertad de elección representa un despertar de lo mundano para cambiar su curso. Podemos capturar la esencia de este punto como: La iniciativa empieza con el sentido del libre pensamiento.

De hecho, de todos los hijos de Iaakov, Issajar fue el único cuya concepción involucró una mayor iniciativa. Su madre, Lea, en su deseo de incrementar el número de la descendencia de Iaakov (y el número de tribus), otorgó a su sirvienta Zilpá a su esposo como cuarta esposa. Para una mujer, el presentar conscientemente a otra mujer en su casa es algo muy difícil, tanto más en ese entonces cuando Zilpá había sido su sirvienta. Ahora, Zilpá llega a ser igual que su anterior patrona. Lea, quien tenía problemas para concebir, recibió mandrágoras de su hijo Rubén. Las mandrágoras son conocidas por incrementar la fertilidad, y Lea se las dio a su hermana Rajel, la esposa más amada de Iaakov, quien hasta ese entonces no había tenido hijos, para que en aquella noche fuese con Iaakov. Poco después, nació Issajar y Lea lo llamó por su nombre que significa “hay una recompensa”, expresando su gratitud a Dios por haberla recompensado por su iniciativa.

Es más, en la Cabalá, Lea es considerada el alma arquetípica relacionada con la sefirá del entendimiento.

Este sentimiento es encontrado después en relación con la tribu de Issajar, la tribu asociada con el mes de Iar. Cuando el pueblo Judío salió de Egipto, el líder o príncipe de esa tribu era Netanel ben Tzuar. Netanel significa “Dios otorgó”, o “Mandado por Dios”.

El nombre de su padre Tzuar proviene de la palabra que significa dolor o tribulación. Así el nombre completo, Netanel ben Tzuar, se relaciona con el dicho de los sabios que dice, “la recompensa está de acuerdo con los dolores soportados…”. ( לְפוּם צַעַרָא אַגְרָא , lefum tzaara agra ) o de acuerdo al esfuerzo realizado. En otras palabras, Dios le da (Netanel) una recompensa (Issajar) basada en el dolor (Tzuar) que fue soportada para poder lograr esa meta.

Finalmente, permítasenos agregar que cada mes también está asociado a una permutación de las letras del Nombre Havaiá. Como tiene cuatro letras, éstas pueden ser permutadas de 24 maneras. No obstante, debido a que una de las letras, la hei, está repetida, solamente 12 permutaciones son únicas. Estas 12 permutaciones de Havaiá corresponden a una correspondencia de uno a uno con los 12 meses. Es costumbre tener esta permutación en la mente cuando se dice la bendición del nuevo mes en la plegaria de musaf de rosh jodesh. La permutación de Havaiá correspondiente a Iyar es יההו .

Nuestros tefilín contienen el texto de los cuatro párrafos del Pentateuco que mencionan el mandamiento de tefilín. Existen dos métodos para ordenar éstos párrafos, uno de acuerdo con la opinión de Rashi, el otro de acuerdo con la opinión de su nieto, Rabeinu Tam. Por esta razón, muchos hombres judíos poseen y se ponen dos pares de tefilín, uno de cada tipo. Sin entrar en detalles, יההו , la permutación de Havaiá asociada con el mes de Iar corresponde al orden de los párrafos en el tefilín de Rabeinu Tam. Los tefilín de Rabeinu Tam, se considera que serán “los tefilín del Mundo por Venir”, el cual, que como notamos anteriormente, es un sinónimo de la sefirá del entendimiento.

 

Libertad de Elección a Lo LArgo del Año

Ahora que hemos identificado el mes de Iar con la segunda parte del adagio de Rabí Akiva, podemos intrapolar hacia adelante y hacia atrás. El mes previo a Iar, el mes de Nisán, entonces corresponde a la primera parte de la mishná “Todo ha sido previsto”. La tercera y cuarta parte corresponde a los meses de Sivan y Tamuz, respectivamente. Permitámonos explorar esta correspondencia también.

Como ya se ha notado, el éxodo de Egipto, el cual ocurrió en Nisán es un ejemplo del despertar de Dios desde arriba. Dios nos redimió del exilio no por mérito de nuestros actos pasados (no teníamos méritos para atribuirnos ser redimidos) sino únicamente porque El previó nuestro futuro, nuestra anuencia y devoción para recibir la Torá en el Monte Sinaí y para ser su pueblo escogido. Así, claramente Nisán corresponde a “Todo ha sido previsto”. Y entonces viene el mes de Iar, el cual tal y como explicamos corresponde al libre albedrío, depende de nosotros actuar apropiadamente “Sin embargo, la libertad de elección está otorgada”.

El mes de Siván corresponde a “El mundo es juzgado con bondad”. El bien es por supuesto la Torá (como dicen los sabios “La Torá es bien”, basados en el verso “Yo les he dado una buena enseñanza, no abandonen Mi Torá”21). Toda la realidad es juzgada de acuerdo con la ley de la Torá, la cual es llamada “el bien”. Por supuesto, Siván es el mes de la entrega de la Torá.

Otro punto para enfatizar es que a diferencia de otras mishnaiot que son parte de una serie de adagios dichos por un sabio en el tratado ( Avot), nuestra mishná no comienza con la introducción: “El solía decir…”. Una posible razón para esto es que nuestra mishná sea la continuación directa de la precedente de Rabí Akiva, que dice:

….Amado es el pueblo de Israel, pues a él se le entregó un objeto precioso; un amor mayor se les dio a conocer al habérseles otorgado ese artículo precioso, como el verso dice: “Yo os he dado una buena enseñanza, no abandonéis Mi Torá.”

Entonces ahí viene nuestra mishná, implicando que también esto es sobre el tema de la Torá y que una vez que la Torá ha sido dada, el mundo puede ser juzgado por ésta, y otra vez éste es un juicio misericordioso porque todas las leyes de la Torá son misericordiosas.

El mes de Tamuz es un mes de acción, el mes para actuar/vivir con los preceptos de la Torá que fueron dados en el mes previo de Sivan. La suspensión en hacerlo en el mes original de Tamuz que siguió a la Entrega de la Torá en el Sinaí fue resultado del pecado del Becerro de Oro y de la ruptura de las Tablas de la Torá (las cuales fueron dadas con la condición de que se hiciera).

Los primeros Cabalistas22 explican que los 12 meses del año corresponden sucesivamente a los tres Nombres de Havaiá.23 Por lo tanto, podemos continuar nuestra intrapolación de la mishná de Rabí Akiva hacia los 12 meses. El modelo completo queda así:

Mes

letra de Havaiá

parte de la mishná

Nisan

iud

Todo ha sido previsto

Iar

hei

Sin embargo, la libertad de elección es dada

Sivan

vav

El mundo es juzgado con bondad

Tamuz

hei

Y todo va de acuerdo con la preponderancia de la acción

Av

iud

Todo ha sido previsto

Elul

hei

Sin embargo, la libertad de elección es dada

Tishrei

vav

El mundo es juzgado con bondad

Jeshvan

hei

Y todo va de acuerdo con la preponderancia de la acción

Kislev

iud

Todo ha sido previsto

Tevet

hei

Sin embargo, la libertad de elección es dada

Shevat

vav

El mundo es juzgado con bondad

Adar

hei

Y todo va de acuerdo con la preponderancia de la acción

Expliquemos brevemente la correspondencia para el resto de los meses.

  • Av – "Todo ya ha sido previsto": alude a la destrucción del Templo el 9 de Av, probablemente el evento la más previsto, es decir, profetizado de la Biblia (de hecho fue previsto por Dios desde al primer día que Salomón completó la construcción del primer Templo).
  • Elul – "Sin embargo, la libertad de elección es dada": Y la libertad es otorgada para cambiar nuestras costumbres. El mes de Elul es el mes de la libertad de elección, el mes de la teshuvá (retorno a Dios y al camino de la Torá) antes de Rosh Hashaná en el cual recibimos la mejor oportunidad de todo el año para decidir arreglar lo que se necesita arreglar. Además, el valor de Elul ( אֶלוּל ) es 67, el mismo de “entendimiento” ( בִּינָה ), la sefirá que corresponde a la primera letra hei de Havaiá.
  • Tishrei – "El mundo es juzgado con bondad": Tishrei, que comienza con Rosh Hashaná, el Día del Juicio, es el mes del juicio. Por esa razón el signo zodiacal de Tishrei es libra, o las balanzas, simbolizando que toda la creación es juzgada por el Todopoderoso en este mes.
  • Jeshvan – "Y todo va de acuerdo con la preponderancia de la [buena] acción ": Y lo principal es la acción. Los Jasidim en especial están familiarizados con la noción de que a continuación de los días festivos de Tishrei, una vez que comienza Jeshvan, es el tiempo para la acción. Es costumbre para los jasidim pasar el mes de Tishrei con su Rebe. Al final de Tishrei y al principio de Jeshvan, el Lubavitcher Rebe despedía a sus jasidim con el verso “Y Iaakov salió al camino…”.24 Queriendo decir que tal como hizo Iaakov, es el momento de salir al trabajo.

Ahora, observando la tercera instancia de la correspondencia:

  • Kislev – Todo ha sido previsto: En el 25 de Kislev comienza Janucá, cuyas candelas miramos, pero no podemos utilizar su luz para provecho propio (una hermosa insinuación de que para mirar algo no se necesita la acción…). Se nos enseña en la Cabalá de que Kislev es el mes de los sueños, en los cuales se perciben de antemano eventos del futuro.
  • Tevet – Sin embargo, la libertad de elección es concedida: sin embargo se da libertad de elección: Janucá es el único día del calendario Judío que ocupa dos meses. Comienza el 25 de Kislev y termina el 2 ó el 3 de Tevet (dependiendo de la longitud de Kislev). Así, Janucá es el día festivo que realmente unifica las primeras dos partes de la mishná (y las sefirot intelectuales de sabiduría y entendimiento). Janucá de hecho es un día muy intelectual, marcando la victoria de la Torá sobre la filosofía Griega y su cultura,25 la victoria de la paradoja Divina ("Todo ha sido previsto, sin embargo la libertad de elección es dada") sobre la racionalidad humana pura (que puede aceptar una o la otra, pero no ambas simultáneamente).

La libertad de elección, a nivel de la sefirá del entendimiento está relacionada especialmente con el mes de Tevet del cual los sabios dicen: “El cuerpo disfruta el cuerpo”, insinuando que la calidez experimentada por marido y esposa cuando est án juntos es mucho más placentera en este, el mes más frío del año. En modelos Cabalísticos más avanzados, el cuerpo (la forma tangible bajo la cual se manifiesta la esencia de una cosa) corresponde a la sefirá del entendimiento.26 En el Zohar, el entendimiento es llamado “el cuerpo” en relación con la sefirá de la sabiduría (la cual es llamada “la fuerza vital”).27 Desde esta correspondencia, aprendemos un corolario importante ¡la libertad de elección está particularmente relacionada con el cuerpo! Esto es verdadero en ambos casos, en los cuales por un lado está la libertad de Dios al escoger a su pueblo elegido, el pueblo Judío, el cual el Tania explica que fue una selección del cuerpo Judío en particular. Por otro lado, también es verdadero el caso en nuestra libertad de elección, la cual es manifiesta particularmente porque tenemos un cuerpo físico. En otras palabras, la libertad de elección de Dios se enfoca en nuestro cuerpo físico, y la libertad humana de elección comienza con nuestro cuerpo espiritual. Nuestra libertad de elección origina en nuestros pensamientos, representados por la sefirá del entendimiento.

  • Shevat – El mundo es juzgado con bondad: Ya hemos mencionado que “lo bueno” se refiere a la Torá. Existen tres meses en los cuales la Torá fue entregada: Sivan, Tishrei, y Shevat. ¿Cómo es esto? La Torá Escrita fue otorgada a Moshe Rabeinu el 6 de Sivan, que celebramos en Shavuot. Luego de que Dios nos perdonara por el pecado del Becerro de Oro, Moshe Rabeinu subió otra vez a recibir las segundas tablas. El bajó desde el Monte Sinaí el 10 de Tishrei, en Iom Kipur. Así, en Tishrei la Torá Escrita fue dada una segunda vez. Finalmente, antes de su muerte, Moshe Rabeinu entregó el libro de Deuteronomio, el quinto libro del Pentateuco, en una serie de discursos. Moshe empezó entregando estos discursos el primer día de Shevat, 37 días28 antes de su muerte. Así el mes de Shevat es el mes en que se otorga el Libro de Deuteronomio.
  • Adar – Y todo va de acuerdo con la preponderancia de la [buena] acción: La bien conocida descripción de Adar es “Desde que comienza Adar, aumenta tu alegría”. Como los sabios nos cuentan, no existe alegría como la alegría de una mitzvá, por ejemplo, la alegría de ejecutar los mandamientos de Dios. Así, el mes de Adar está particularmente relacionado con la acción y la obra. Se nos enseña que la alegría más grande de Purim, el día festivo de Adar, es la preponderancia de nuestros actos de caridad, la más grande e inclusiva obra de la Torá, en ese día.

Al enfocarnos en las primeras palabras de esta descripción (desde que comienza Adar—aumenta,” la naturaleza de Adar, se explica en Jasidut simplemente como el aumento o incremento o preponderancia ( רִיבּוּי , rubui ) —el acto de aumento por sí mismo cultiva la alegría y el sentimiento de expansión del corazón. Esto va en paralelo a la parte final del adagio de Rabí Akiva de una manera muy bella. Así hemos visto cómo ésta mishná tan central abarca el año entero.

18 Ver nuestro sitio web más modelos paralelos.

19 Iar es el Segundo mes del año, contando desde Nisán, el primer mes del calendario Hebreo. El sentido de Nisán es el habla, o liderazgo. El pensamiento en muchos respectos precede al habla y al liderazgo.

20 I Crónicas 12:33.

21 Proverbios 4:2.

22 Shaarei Orá , puerta 5.

23 Estas tres instancias de Havaiá representan las tres instancias encontradas en la Bendición Sacerdotal: Que Dios ( Havaiá) te bendiga y te guarde. Que Dios haga brillar Su rostro sobre ti y te muestre gracia. Que Dios vuelva Su rostro hacia ti y te conceda paz (Números 6:24-26). Estas tres Havaiá poseen 12 letras juntas y son conocidas como “el Nombre de 12 Letras” en el Talmud y la Cabalá. Estas 12 letras también permutan para deletrear הָיָה הֹוֶה וְיִהְיֶה , haiá-hové-veihié, que significa “fue, es y será” uno de los significados más básicos del Nombre esencial de Dios.

24 Génesis.

25 Para artículos sobre este tema, ver nuestro sitio web.

26 Este es el modelo cuyos cinco elementos (raíz, alma, cuerpo, vestido y morada) corresponden a las 4 letras de Havaiá y al ápice de la iud. En este modelo, el cuerpo corresponde a la primera hei de Havaiá.

27 Este es el tema de Igueret Hakodesh 20 en el Tania.

28 37 es el valor numérico de “Abel” ( הֶבֶל , hebel ), el hijo de Adam muerto por su hermano, Cain.

 

Volver a la tabla de contenidos

mag1.gif (1839 bytes)
La Dimensión Interior es presentada por el Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá en la
Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del rabino Itzjak Ginsburgh shlita

Busqueda

Mapa
del
Sitio

Novedades

Suscribirse
al
email

Archivos
de
Email
Album
de
Fotos
Próximas
Clases
Acerca
de
Gal Einai
Contactarse
con
Gal Einai
Comprar
Libros y
Casettes
Este sitio se ve mejor con resoluciones de 800x600 y color 16bit. Instrucciones para configurar su resolución
Si tiene dificultades con los signos del castellano, hag click aquí: Instrucciones para corregir las fuentes