La Dimensión Interior -- Un Portal hacia la Sabiduría de la Cabalá y el Jasidismo
Página
Principal
Conceptos Básicos de Caba Pensamiento 
Místico
Judío
Cabalá
y
Vida Moderna
Preguntas
y
Respuestas
Glosario
de
Términos
Audio Interior:
Melodias 
y Lecturas
 

El Propósito
de la Meditación

Percepción Directa y Estudio Contemplativo

Bases de la
Medita
ción

Meditación
y la Respiración

Meditación
y Movimiento

Meditación
y Plegaria

Meditación
y Shabat

 

Pensamiento Mistico Judío - Meditación y Cabalá

El Servicio de la Meditación

El Propósito de la Meditación

E l propósito de la meditación o hitbonenut en la Torá, esclarecida con las enseñanzas del jasidismo, es despertar el corazón judío para que pueda apartarse de la vanidad, la falsedad y la futilidad de la existencia ilusoria que llena su conciencia y pueda volverse hacia la verdadera realidad: Di-s (ver Rambam, Mishné Torá, comienzo del Sefer HaMada ).

L a efectividad en la meditación, como en todo emprendimiento humano, es claramente un regalo de Di-s (ver Deuteronomio 8:17). Pero, como todo asunto que tiene que ver con el libre albedrío, el éxito depende también del esfuerzo y la voluntad del hombre.

C uando un judío medita con este propósito en mente cumple por consiguiente con los siguientes mandamientos:

1. "Yo soy Di-s tu Di-s ..." ( É xodo 20:2 y Deuteronomio 5:6. Este es el primero de los Diez Mandamientos), es decir, creer en la necesaria existencia de Di-s, del cual deriva toda existencia subsecuente (ver el Rambam citado arriba).
2. "Oye, Oh Israel, Di-s es nuestro Di-s, Di-s es uno" (Deuteronomio 6:4) es decir, reconocer la perfecta unidad de Di-s en todas Sus creaciones.
3. "Sabe este día y asiéntalo en tu corazón que Di-s es Di-s..." (Deuteronomio 4:39), y "Conoce el Di-s de tu padre..." (Crónicas I 28:9), es decir, estudiar, reflexionar y saber lo más que se pueda acerca de la luz y vida Divina que hay en toda la existencia (ver Likutei Amarim-Tania , Kuntres Ajarón , edición bilingüe, editorial Kehot Sudamericana, Buenos Aires).

L a actitud básica requerida para el cumplimiento de todas las mitzvot de la Torá, la "tierra" donde la semilla pueda arraigar, crecer y dar frutos, comprende:

1. la humildad y simplicidad de un súbdito dedicado cumpliendo el deseo del Rey y
2. el desinterés y el servicio amoroso de un hijo hacia su padre.

L a meditación, por ser la mitzvá fundamental, es la que más requiere de esta productiva "tierra".

E l ego del hombre y el amor propio no le dejan ver sus deficiencias, especialmente aquellas relacionadas con la arrogancia del ego en si. Los sabios dicen: "¿Quién es sabio? Aquel que conoce su lugar ". La verdadera evaluación de nuestro lugar sólo puede venir luego de años de una ardua y sentida labor espiritual.

En definitiva, Di-s le da todos sus conocimientos a aquel cuyo corazón Lo llama de verdad, pero no puede ni debe esperar adquirir con la meditación de una sola vez todos los objetivos mencionados; aunque desde un principio la meditación le llenará la conciencia con una sensación nueva de luz y belleza, sólo más adelante, luego que la "tierra" fue "labrada" con el reconocimiento de nuestro lugar y fue fertilizada con los nutrientes de la Torá, entonces podemos esperar que la semilla de la meditación produzca plenamente sus frutos, a saber:

1. el alejamiento de nuestro corazón de nuestra anterior "pequeñez" y "humildad" (en el sentido negativo), que interfiere con nuestro amor a Di-s y al prójimo judío.

2. el florecimiento de un nuevo corazón, pleno de amor y temor a Di-s, amor al prójimo judío y a toda la creación de Di-s.

Muchos principiantes se equivocan buscando abstracción en la meditación ("escape"). El jasidut enseña que nuestra intención inicial en la meditación debe ser traducir la "inteligencia" percibida instintiva y claramente por el Alma Divina a la inteligencia natural y oscura del alma animal. Conseguimos esto a través del uso de parábolas precisas y ejemplos físicos relacionados con los conceptos Divinos de la meditación. Esto parece una mundana tarea intelectual, pero debe esforzarse en:

1. permanecer conciente del objetivo de su meditación, como ya se dijo,

2. rezar (la meditación es conocida en la Torá como "el servicio del corazón" [la plegaria] a Di-s para que nos regale Su Verdad en la meditación y

3. ser conciente de que el "intelecto" es en definitiva Divino y no mundano.

     
Anterior   Siguiente
 
 
mag1.gif (1839 bytes) La Dimensión Interior es presentada por  Instituto Gal Einai de Israel
Con la finalidad de diseminar las enseñanzas de la dimensión interior de la Torá
en la Tierra de Israel y en la Diáspora tomadas de las enseñanzas del
rabino Itzjak Ginsburgh

Busqueda

Mapa
del
Sitio

Novedades

Suscribirse
al
email

Archivos
de
Email
Album
de
Fotos
Próximas
Clases
Acerca
de
Gal Einai
Contactarse
con
Gal Einai
Comprar
Libros y
Casettes
Este sitio se ve mejor con resoluciones de 800x600 y color 16bit. Instrucciones para configurar su resolución
Si tiene dificultades con los signos del castellano, hag click aquí:
Instrucciones para corregir las fuentes