La Meditación Judía

 

La Dimensión
Interior

Suscríbase a la lista
del Mensaje de Torá
Semanal de la Dimensión Interior

¿Disfruta de estas meditaciones?
Envíenos sus comentarios a
spanish@inner.org


Ayuda!
No puedo escuchar estos archivos de audio


Ayúdenos a mantener el Instituto


Ya está a la venta:

Once Melodías
Místicas de Fe y
Meditación
(en CD)
por el Rabino Ginsburgh

 

Introducciones

Parte 5

Las Seis Ciudades de Refugio

Repasando la sección anterior, decíamos que las seis mitzvot permanentes del corazón comprenden:

  1. Creer en la existencia y la providencia de Di-s.
  2. No creer que existen otros dioses.
  3. Creer que Di-s es una unidad absoluta, no compuesta y todo abarcadora.
  4. Amar a Di-s.
  5. Temer –de manera reverencial- a Di-s.
  6. Proteger nuestras mentes de pensamientos negativos.

La Torá especificó seis Ciudades de Refugio que sirven de amparo a a los culpables de homicidio involuntario. El individio culpable es instruido a escaparse a una de estas ciudades y permanecer dentro de ella. Las seis mitzvot constantes son enumeradas en la introducción del Sefer HaJinuj, libro que se refiere a ellas como “las seis ciudades de refugio”.

Al igual que el culpable involuntario se escapa a esas ciudades, cada judío es instruido a entrar a todos estos seis mandamientos constantes de la Torá y no abandonarlos nunca.

Construyendo un Santuario Espiritual

Esencialmente, la Meditación de Viviendo en el Espacio Divino es imaginarse estar dentro de un cubo, o sea, construir a nuestro alrededor un santuario espiritual o Templo, definido por las siguientes seis mitzvot:

1. Arriba: la creencia en la existencia y la providencia de Di-s

2. Abajo: la negación a la creencia en otros dioses.

3. Frente: la creencia de que Di-s es uno.

4. Derecha: el amor a Di-s.

5. Izquierda: el temor a Di-s.

6. Atrás: la protección de la mente de pensamientos negativos.

De acuerdo con la Torá la orientación del hombre es mirando hacia el este (la salida del sol). De esta manera, el sur está a su derecha, el norte a su izquierda y el oeste (la puesta del sol) atrás.

El valor numérico de las tres letras de la palabra Ejad (Uno), del versículo “Oye Israel, Di-s es nuestro Di-s, Di-s es Uno”, es 1 - 8 y 4. Nuestros sabios interpretan estas tres letras como una alusión a que Di-s es Uno (1) en los siete cielos y la tierra (8) y las cuatro direcciones laterales (4). En nuestro santuario espiritual, “arriba” incluye siete cielos y “abajo” la tierra. Las cuatro direcciones laterales –este, oeste, sur y norte- corresponden a adelante, atrás, derecha e izquierda respectivamente como ya se explicó.

este adelante
oeste atrás
sur derecha
norte izquierda

En jasidut, se nos enseña que el hombre desarrolla su conciencia reconociendo primero la coordenada espacial vertical arriba-abajo, luego de lo cual es posible incorporar en nuestra conciencia espacial general el mundo circundante con las coordenadas horizontales o laterales derecha-izquierda y adelante-atrás. Este es el orden de las letras de Ejad, como así también el orden de la meditación en los seis mandamientos continuos de la Torá. Esta meditación comienza con los dos primeros de los Diez Mandamientos, que corresponden a la coordenada arriba-abajo, y continúa con aquellos mandamientos que corresponden a las direcciones espaciales laterales.
Cada semana se incorpora un capítulo que es enviado también a través de nuestra lista semanal. Inscríbase Ya !!!

   
volver

avanzar